Versión Imprimible Versión Imprimible

Una segunda oportunidad para "repescar" alumnos que abandonaron el sistema educativo

En total, 13 institutos de Castilla y León ofrecen la modalidad de Bachillerato Nocturno dirigida a estudiantes de más de 18 años. Noticia Del Norte de Castilla.


Noticias Se puede decir que en la vida a veces hay segundas oportunidades y en cuestión educativa, el Bachillerato Nocturno es una muestra de ello. No quiere decir que todos los alumnos matriculados en esta modalidad, 2.201 este curso en Castilla y León, hayan abandonado los estudios años atrás, pero muchos de ellos sí lo hicieron por diversas circunstancias laborales o personales. Ahora, esta modalidad, que ofrecen doce centros en la Comunidad, les da la posibilidad de obtener el título de Bachillerato, que les puede abrir la puerta a la Universidad o a los ciclos formativos, con un horario vespertino que les permite continuar con su vida laboral o compaginarlo con otras actividades. Andrea, Alejandro, Clara, Ismael y Daniel son algunos de esos alumnos que han optado por diversas circunstancias por el Bachillerato Nocturno que ofrece el Instituto de Educación Secundaria Núñez de Arce de Valladolid, donde están matriculados 275 alumnos en esta modalidad que cuenta con 20 docentes que imparten sus clases en 32 grupos. Desde el centro su directora, Sacramento Portero, reconoce que el Bachillerato Nocturno “te da mucha satisfacción” porque te permite “repescar” a estudiantes que en algún momento se han “descolgado” del sistema educativo y que ahora vuelven a las aulas para labrarse un futuro mejor bien a través de la universidad o bien de los ciclos formativos. Con la crisis, recuerda, han sido muchos los que han decidido volver a las aulas. Ahora, es el momento de “repescarlos”, según señala la directora, quien remarca que el alumnado de Bachillerato Nocturno es distinto al del diurno. “La gente es muy responsable y saben para qué están aquí”, añade. “Es una forma de trabajar estupenda porque están trabajando y sacan un rendimiento fabuloso”, precisa el jefe de Estudios de dicho centro, José María Echeverría. En general, en esta modalidad de Bachillerato, donde están matriculados este curso 2.201 alumnos, son “bastante disciplinados” y el trato es “distinto” porque “son más adultos y no se sienten vigilados por los padres y el que se matricula lo hace porque quiere”, añade. En los pasillos del céntrico centro educativo vallisoletano se ven pasar jóvenes de entre 18 y 25 años, en general, que realizan un esfuerzo adicional al acudir a estas clases que se prolongan desde las 16.45 y hasta las 22.25. “Es muy difícil estar toda la mañana trabajando y después venir a clase para llegar a casa a las 11 de la noche”, reconoce Andrea, de 19 años que además es madre de una niña de un año y que sueña con dedicarse al mundo del Derecho o del Trabajo Social. No obstante, sostiene que su objetivo es el Bachillerato “y luego ya veremos”. “Es muy duro”, añade en la conversación otro alumno que lleva trabajando desde los 16 años y reconoce que “tenía que haber estudiado antes”. “No vengo aquí para perder el tiempo, vengo a estudiar”, remarca. También dejó sus estudios antes de lo previsto Daniel de 21 años, que en su día hizo un ciclo de grado medio y después dejó los estudios porque había dirigido su carrera al deporte de élite. El ciclismo, dice, no le separó de los estudios pero sí los encaminó hacia algo “menos complicado”. Ahora, con la bicicleta aparcada, ha vuelto para “plantearse su futuro” y para hacer la carrera de INEF o fisioterapia. Carmen, también de 21, abandonó las aulas para dedicarse a la peluquería que, reconoce, le gusta pero “aspira a más”. Dejó de estudiar sin obtener el título de la Educación Secundaria Obligatoria que se sacó posteriormente por la prueba libre. Estos esfuerzos merecen la pena porque “hay una recompensa”, añade Ismael, un alumno de Marruecos que lleva cinco años en España y que ya se ha titulado en un grado de ciclo medio de laboratorio. Ahora hace prácticas en una empresa y hay días en los que llega tarde a clase, aunque sostiene que “hay que aguantar porque siempre hay recompensa”. Su deseo es estudiar un grado en Química o una ingeniería y, para ello, es necesario hacer ese esfuerzo que, en su caso, lleva añadido los problemas con el idioma aunque ahora ya lo habla perfectamente aunque reconoce que “al principio era difícil estudiar porque no entendía nada”. Aún así, son muchos los alumnos que realizan el esfuerzo para sacarse el título de Bachillerato que les permitirá abrir nuevos horizontes. Un ejemplo de ello es Abel, que repitió tres veces el Bachillerato diurno, y para poder trabajar se cambió al nocturno. “Los compañeros vienen aquí a sacarlo y no a perder el tiempo, esa es la gran diferencia. Se está más tranquilo en clase”. “En el diurno están obligados a estudiar y tienen toda la tarde para ello. Aquí, nosotros venimos porque queremos. Somos más mayores y venimos con la cabeza más sentada”, sostiene Sheila de 19 años. Precisamente, esta frase se escucha de casi todos los alumnos de esta disciplina, algo en lo que están de acuerdo también los profesores porque el trabajo y el estudio en las clases es lo primordial “sin tener que pasarte media clase diciendo que se callen”, señala Echeverría. Joaquín, de 18 años que quiere el título para entrar en el Ejército, coincide con ello. “Yo prefiero el nocturno por el ambiente de estudio que ayuda más a concentrarse”. No obstante, no todos los alumnos acuden al nocturno por motivos laborales, otros, lo hacen por el ambiente o por el horario. Este es el caso de Ángela, una de las pocas alumnas menores de edad que pidió a la Dirección del centro el cambio del diurno al nocturno porque no “se encontraba” en el ambiente del diurno. “Aquí el trato es más directo, más serio y no te tratan como a niños”. Esa “libertad”, dice, te ayuda a ser más responsable. También, José de 18 años ha elegido el nocturno porque quiere dedicar todas las mañanas a estudiar alemán para enriquecer sus idiomas con el fin de estudiar en la Universidad Administración Hotelera. Lo tiene claro, “el idioma te abre puertas”. No todo es idílico en el Bachillerato Nocturno, hay una tasa de abandono en el primer curso del 30 por ciento, aunque esta está bajando, según sostiene el jefe de Estudios del Núñez de Arce. Son alumnos que hace a lo mejor cinco años que no estudian y llegan a las aulas “con un pequeño déficit” que hace que las primeras semanas del curso el profesor se tenga que dedicar a hacer un profundo repaso. Además les cuesta mucho porque “son muchas horas”. Antes, el Bachillerato Nocturno comenzaba a las 18 horas y ahora a las 17.45 ya tienen que estar en clase. “Se ha convertido en un diurno por la tarde” añade la directora del centro. “Aprovecharíamos más si se redujesen descansos entre clase y clase". Aún así, el año pasado aprobó el 80 por ciento de los estudiantes que se presentó a la Selectividad, añade orgullosa la directora del IES. Sobre la supervivencia de esta modalidad de Bachillerato, Portero confió en que continúe porque hace “un servicio importante” que es “dar una segunda oportunidad a mucha gente que ha dejado los estudios y que ahora quiere volver”. “Parece mentira pero los chavales se reciclan muy bien, aquí se dan cuenta de que no tienen la presión de casi nadie”. Diferencias Aunque el Nuñez de Arce imparte el Bachillerato Nocturno en dos cursos, la legislación permite hacerlo en tres. Está dirigido a personas mayores de 18 años o a partir de 16 que acrediten su condición de trabajadores, sin que exista límite de edad para matricularse, aunque los mayores de 25 años están exentos de Educación Física si lo desean. En Castilla y León el número de alumnos no ha variado en los últimos cursos. Así, en el último del que se dispone datos, según la Consejería de Educación, había matriculados 2.201 alumnos en trece centros, uno menos de los que impartían esta enseñanza en 2009-2010 cuando asistían a clase 2.307.

Enviado el Sábado, 10 diciembre a las 16:18:16 por duquejc
 
Disculpa, los comentarios no están activados para esta noticia.

Usuario

Contraseña


El Centro de estudios Alfa y Beta Te ayuda a conseguir el ÉXITO en tus estudios, Bachillerato, E.S.O, Primaria, Acceso a Módulos y Acceso a la Universida.

Clases particulares en segovia, Matemáticas, Inglés, Física y Química, Lengua y Francés. Todos los Niveles.

Academia de Segovia donde te Ayudamos a Conseguir el Éxito en tus Estudios.

Página Generada en: 0.04 Segundos



Política de Cookies Política de privacidad Inscripcion